JOE VASCONCELLOS EN HISTÓRICO SHOW

Ayer domingo, como plato fuerte de la Cumbre del Rock Chileno II

Indiscutiblemente uno de los puntos más altos de la segunda versión de la Cumbre del Rock Chileno fue el que tuvo a Joe Vasconcellos como protagonista la noche del pasado domingo, quien acompañado de músicos de bandas como La Floripondio, Santo Barrio, Guachupé y Colomandinga, deleitaron a las personas que repletaron el Club Hípico de Santiago.

Llenando de color y ritmos la histórica jornada que congregó a más de 80 artistas de los más diversos estilos, Joe Vasconcellos encendió al máximo a un público que siguió con entusiasmo su presentación, la que partió con un inmejorable set de cumbias para luego dar paso al estreno de un tema que apoya la campaña “Patagonia sin represas” y rechaza la construcción de centrales hidroeléctricas en la undécima región, en una nueva muestra del compromiso de este músico con el respeto por el medio ambiente. “Mágico”, “Huellas” y un cierre de antología con “Hijo del Sol Luminoso” formaron parte de una actuación que da la partida oficial a las celebraciones de sus 50 años de vida que se cumplen el próximo 9 de marzo, y que tendrán su coronación el día 17 de abril con un gran show en el Teatro Caupolicán. Pero eso no es todo: como la idea del músico es hacerles un regalo a sus fans, Joe ha invitado a todos sus seguidores a elegir los temas de un disco compilatorio de sus éxitos que verá la luz como parte del festejo, los que podrán ser seleccionados a través de esta página.
Una serie de hitos que enriquecerán aún más una trayectoria que formalmente comienza en Chile en 1980, año en que se une a los emblemáticos Congreso, bajo cuyas filas compuso uno de los temas más famosos y bellos de la banda: “Hijo del Sol Luminoso”.
Tras radicarse por un tiempo en Brasil, donde tocó con músicos del nivel de María Creuza, Geraldo Azevedo y Zizi Possi, Joe Vasconcellos debuta como solista en Chile con el álbum “Esto es sólo una canción” (1989), dando la partida a una carrera que alcanzó hasta ahora su punto cúlmine con “Vivo” (1999), disco que vendió más de 150 mil copias y lo llevó incluso a ser una de las estrellas del Festival de Viña del Mar del año 2000.
Éstas son sólo parte de las numerosas credenciales que avalan a este artista, quien ha formado un estilo único y reconocible que parece ser el resultado de su crecimiento en países tan distantes como Brasil, Japón, Italia y Chile; todas influencias miradas desde un prisma que rescata la fusión latinoamericana, cruzando desde la cumbia a la cueca sin complejo alguno y que corroboran el mensaje integrador y colorido de su obra.